En qué consiste

La regla de las 50 perchas consiste en tener sólo 50 perchas para la ropa de verano y de invierno con unas condiciones:

  • No colgar más de una prenda en cada percha. Aquí hago un poco de trampa porque a veces sí cuelgo un pantalón y una camisa. Pero NUNCA dos pantalones o dos camisas. Se trata de facilitarnos la vida a la hora de coger la ropa cada mañana.
  • Si me compro algo, tengo que deshacerme de otra prenda porque NO VOY A COMPRAR MÁS PERCHAS. La madre de una amiga tiene la misma regla pero lo expresa de otra manera: «Por una prenda que entra, otra que sale».
  • También se puede guardar ropa doblada, mejor con el sistema de doblado vertical. De esto hablaremos otro día.
  • Es preferible que todas las perchas sean iguales. A mí me gustan mucho las de terciopelo, porque ocupan poco, no se resbala la ropa y tampoco se deforma.

En un taller de orden en el armario al que asistí hace unos años, la ponente, Vanesa nos explicó que las perchas son como la columna vertebral del armario y a mí me gustó la comparación.

Entonces me puse a la búsqueda de perchas y me encontré con las de terciopelo.

Dónde las venden

Las venden en varios sitios. Yo las compré por Amazon. Y esto es lo que dice en la información de la web:

  • Superficie de terciopelo negro con muescas antideslizantes en las hombreras para evitar que la ropa se escurra.
  • Perfil ultra fino para maximizar el espacio en tu armario.
  • Diseño robusto, soporta hasta 4,5 kg.
  • Se envía en un paquete abrefácil de Amazon.

Las venden en paquetes de 20, 30, 50 ó 100.

Mi experiencia

Primero compré 20 unidades y las usaba sólo para la ropa que me estaba poniendo. Y para las de la otra temporada que no usaba en esos momentos tenía perchas de plástico de diversos colorines. Pero cuando hice el cambio de armario, me encontré con un caos de perchas. Y como no lavo todo a la vez, esto duró varias semanas y no me gustó nada. Así que compré más. Esta vez en Carrefour. Y ahora estoy encantada.

Mi número son 50 y me llega porque también tengo ropa doblada. Pero para otra persona pueden ser 35 y para otra 100. Lo importante es plantearte cuánta ropa necesitas realmente y no salirte de tu propia regla.

Conclusión

Al final siempre llegaremos a comprobar que es bueno seguir la máxima de Claudia Torre: «Quédate solo con lo que usas, necesitas y te hace feliz».

Consigue gratis mi guía para medir los resultados de tu webinar

Lorem fistrum por la gloria de mi madre esse jarl aliqua llevame al sircoo. De la pradera ullamco qué dise usteer está la cosa muy malar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Ana Mª Delgado.
  • Finalidad  Moderar los comentarios.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios  Godaddy.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

facilisis id in Sed Donec id Ir arriba
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad