Decoración natural

 En Decoración

Ayer hacía un día precioso  y no pude resistir la tentación de coger unas hojas del Parque Yamaguchi en Pamplona, que es dónde vivo (en Pamplona, no en el parque). Las puse en el frutero del mediodía con unas nueces que recogí un día de excursión por el campo, y con otras frutas. Es un detalle que no me ha costado dinero y que hace la vida más agradable, porque de hecho, se comió más fruta que otros días.

A veces es cuestión de imaginación y de fijarse en lo que nos regala la naturaleza cada día. Hoy, al pasar por el mismo parque, he hecho unas fotos para compartir con vosotros:

La suerte de vivir en Pamplona es que no hace falta salir de la ciudad para contemplar esta belleza.

Entradas Recientes