Chuches y a pensar

 En Hogar, Jaimitadas

Taza

La semana pasada Íñigo se quedó a dormir en mi casa y cuando fuimos a rezar por la noche tenía muchas ganas de juerga. Así que rezamos el Jesusito de mi vida entre los dos: “Jesusito de mi vida, tú eres Niño como yo. Por eso te quiero tanto y te doy…¡¡¡CHUCHES!!! Se ve que de momento son más importantes las chuches que el corazón.

Desde hace unos años está de moda mandar a los niños en el colegio “a pensar” en lugar de castigarlos. Así que un día que Sergio, que todavía no ha cumplido los tres años, había apartado algunas cosas en el plato de comida, le dijo su madre: “¿Y esto?”. Y él contestó: “A pensar”

Entradas Recientes

Al continuar utilizando nuestro sitio web, usted acepta el uso de cookies. Más información

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra POLÍTICA DE COOKIES, pinche el enlace para mayor información. Además puede consultar nuestro AVISO LEGAL y nuestra página de POLÍTICA DE PRIVACIDAD.

Cerrar