Lo primero es comprar la esponja y las flores pensando en la mesa , y el tamaño y la forma del centro.

Hay dos tipos de esponja: para centros con flores frescas o para centros con flores secas o de tela. En este caso compramos la primera y la sumergimos en un balde con agua. No hay que hundir la esponja, que al principio se mantendrá flotando. Tarda varias horas en empaparse. Lo mejor es ponerla en agua el día anterior a realizar el centro.

Después se recorta al tamaño oportuno. Para este centro no la he recortado y he usado de base una fuente alargada de cristal.

Después se cortan las hojas verdes del tamaño apropiado y se quitan las hojas de la base para que quede un trozo de tallo que podamos pinchar en la esponja. Si va a ser para una mesa de comedor, las ramas deben ser cortas para que el centro no quede alto y no impida a los comensales verse.

Una vez preparadas las hojas se clavan procurando que  no se vea nada de la esponja.

Y por último se cortan y se clavan las flores.

Os dejo unas cuantas fotos más para que veáis distintas formas y tamaños.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver más

  • Responsable: Ana Mª Delgado.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Godaddy que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Ir arriba
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad